18 de septiembre de 2014

Falta de responsabilidad en los conductores generan los siniestros viales

Conducir en las calles de Córdoba implica un riesgo que nadie puede desconocer.

Los conductores deben saber (y repetirse permanentemente, para jamás olvidar) que si causan daños a bienes o personas, deben reparar el mal que le causaron al perjudicado.

También que todo propietario de un vehículo con motor (bici moto, ciclomotor, motocicleta, auto, camioneta, colectivo, camión, etc.) tiene la obligación de suscribir un seguro de responsabilidad civil contra terceros. Esto permite, cubrir al propietario de los daños que pueda causar conduciendo su vehículo.

Cuando conduciendo se realiza un acto ilícito en las calles o rutas (conducción peligrosa o agresiva, manejo irresponsable, no respetar normas de tránsito, etc.) al conductor le derivan distintos tipos de responsabilidades, estas serán administrativas, penales y civiles.

Sucede con frecuencia que quienes comienzan a conducir rara vez se interiorizan de las responsabilidades que deben asumir. Muchos consideran que no es tan necesario conocerlas, ya que ellos “no salen a chocar, ni a atropellar a nadie”, sino a conducir.

El tema es que cuando sucede un Siniestro Vial (acontecimiento con daños a las personas y a la propiedad) no intencionado o no deseado, es allí donde se enfrentan a una realidad desconocida o no aprendida.

El conocer las responsabilidades de conducir un vehículo a motor, es una forma de prevenir y controlar los Siniestros Viales. Es actuar diferente, es ser más precavido y menos arriesgado a la hora de conducir.

Por ejemplo, un conductor que con su auto o su moto no respeta las normas de tránsito (velocidad permitida, respeto por los semáforos y prioridades al peatón, conducir sin luces de noche, etc.) y se enfrentará a un accidente, deberá responder por sus responsabilidades no cumplidas.
  • Se le aplicará una sanción por incumplimiento a las normas (Responsabilidad Administrativa).
  • Si dicho acto provoca daños a terceros, deberá indemnizar los perjuicios causados (Responsabilidad Civil).
  • En caso de ocasionar lesiones físicas o muerte, corresponderá una sanción personal (Responsabilidad Penal).
Cuando este conductor, que ocasionó el Siniestro Vial, sea menor a 21 años, la Responsabilidad Administrativa y/o Civil es transferible al padre o la madre.

Y cuando el Siniestro Vial ocasiona daño físico o personal, la responsabilidad es de orden “Penal”, no es transferible en ningún caso, incluso si el conductor es menor de 21 años.

Como veremos, el conocer en profundidad las responsabilidades que le competen al conductor de un vehículo a motor, sin importar la edad y siempre y cuando posea el carné habilitante, son extremadamente importantes y nadie las debería obviar.

También debe conocer el conductor novato o con escasa experiencia de conducción, como así también aquel experto con vasta experiencia, que su responsabilidad en un Siniestro de Tránsito pueden ser por Imprudencia, Impericia y/o Negligencia.

Esta es otra parte de suma importancia para quien conduzca un vehículo a motor.

¿Cuándo se considera que un conductor a conducido de manera Imprudente?

Cuando actúa con peligro, o sea cuando realiza actos de conducción que la prudencia indica no hacer.
Ejemplos: Conducir más rápido de lo que está permitido, girar en “U” o circular en contra mano o no respetar la señal del semáforo, etc.

¿Cuándo un conductor es responsable de un Siniestro Vial por Impericia?

Cuando no conduce adecuadamente por falta de conocimiento y práctica suficiente en la conducción de un vehículo. Por no conocer las normas básicas que pudieran haber evitado el Siniestro; por desconocer cómo se debe realizar la maniobra de sobrepaso o desconocer lo que le indica una señal de tránsito.

¿Cuándo conduce con Negligencia?

Cuando hay falta de precaución, cuando su moto o auto están en malas condiciones o mal mantenidos. Es Negligente quien conduce trasladando a más de una persona en su moto o llevando un acompañante sin casco.
Es Negligente quien sabiendo que los expone al peligro, no exige que sus acompañantes utilicen cinturón o el conductor de una camioneta que traslada personas en la caja posterior, conociendo las consecuencias de un impacto, no lo evita.
Todo conductor de un vehículo debe poseer los conocimientos que le permitan conducir de manera segura, evitando causar daño y perjuicios a terceros.
Los conductores deben cultivar el sentido de responsabilidad frente a la seguridad de los demás. Cuidando su propia seguridad, la de los ocupantes del vehículo que conduce y la de todos los usuarios de la vía pública, incluyendo los peatones.

Todo lo antes expuesto es con el fin de la toma de conciencia y un mayor conocimiento de las responsabilidades que se asumen al conducir un vehículo.

Desde el Servicio de Emergencias Médicas 107 deseamos coayudar a la concientización de todo conductor en la vía pública

Escrito por: Jorge Rumi, Comunicación y Prensa DEMM 107

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con respeto, todo comentario es bienvenido.